¿Que damos a un niño?

Discusiones de ronda

Todos los niños tienen una conversación de ronda semanal. Cerca de quince niños se sientan en un gran círculo y por turnos los niños pueden decir lo que él o ella ocupa, preocupa y de que él o ella tiene miedo. No hay una opinión y no se hace comentarios de los demás. Sólo se escucha. Este ritual tiene muy buen resultado. El hecho de que los niños puedan verter sus corazones sin recibir comentarios, les hace más tranquilos y más abiertos y obtienen más confianza.